Pueblos Originarios

• “Indios, indígenas, aborígenes, nativos, son algunos de los términos usados para referir a pueblos muy diversos que, para el sentido común prevaleciente, remiten a distancias temporales (“los que estaban antes”), espaciales (“los que están lejos”, en colonias ultramarinas o en reservaciones), y culturales (“los que son distintos”, salvajes, primitivos, simples). Pero como advierte Guillermo Bonfil Batalla (1972), la categoría “indio” no es descriptiva sino estructural, pues resulta de relaciones de explotación y dominación engendradas por la situación colonial.

Jeremy Beckett (1988) agrega a ello la idea de que todo lo que en cada momento y lugar signifique y apareje ser indígena constituye una construcción cultural –la aboriginalidad– en la que intervienen distintos actores, además de los mismos indígenas. En todo caso, más allá de cómo relaciones y formas de categorización se pongan en contexto, las palabras están cargadas de historia y estigmas. Por eso, cuando los indígenas reclaman ser considerados Pueblos originarios, están enfatizando que no son individuos sueltos, sino conjuntos sociales preexistentes respecto del ordenamiento colonial del mundo heredado y vivificado por los Estados-nación modernos, lo cual les habilita derechos especiales a su identidad y autodeterminación, a su territorio y a su participación en la gestión de sus recursos e intereses.”

Briones, Claudia (2008) “Aboriginalidad y nación”, en Juan Carlos Tealdi (dir.) Diccionario latinoamericano de bioética, UNESCO - Red Latinoamericana y del Caribe de Bioética: Universidad Nacional de Colombia, Bógota.

• “(…) las sociedades y culturas llamadas indígenas presentan un aspecto de variación y contraste tan amplio que ninguna definición a partir de sus características internas puede incorporarlas a todas (…) La categoría de indio, en efecto, es una categoría supraétnica que no denota ningún contenido específico de los grupos que abarca, sino una particular relación entre ellos y otros sectores del sistema social global del que los indios forman parte. La categoría de indio denota la condición del colonizado y hace referencia necesaria a la relación colonial.

Bonfil Batalla, Guillermo (1972) “El concepto de indio en América: una categoría de la situación colonial” en Anales de Antropología, México, Nº9, pp. 105-124.

• ‘Si el vocablo “indígena” se refiere a “originario”, todos los seres humanos somos indígenas de alguna parte. Sin embargo, en el vocabulario sociológico y político (y cada vez más en el jurídico también) el termino “indígena” es empleado para referirse a sectores de la población que ocupan una posición determinada en la sociedad más amplia como resultado de procesos históricos específicos (…) En América Latina el término indígena ha sufrido modificaciones. Concretamente, se ha transformado de un vocablo con connotaciones discriminatorias (utilizado principalmente como estigma por los representantes de las sociedades dominantes) a un termino mediante el cual se reconocen distinciones culturales y sociológicas; además se ha convertido, en muchas ocasiones, en un llamado simbólico a la lucha por la resistencia, la defensa de los derechos humanos y la transformación de la sociedad (…) No puede ser negado el origen colonial del uso actual del concepto “indígena”. Simplemente son indígenas los descendientes de los pueblos que ocupaban un territorio dado cuando este fue invadido, conquistado o colonizado por una potencia o población extranjera. Si este proceso tuvo lugar en fecha relativamente reciente y puede ser documentado históricamente, el concepto no presentaría mayores problemas. Así, por ejemplo, la invasión y colonización de América en el siglo XVI marca el punto de partida de la división de la población entre indígenas (o naturales o nativos o aborígenes o indios según la terminología usada) y “europeos” (o indianos o españoles o blancos o criollos o ingleses, etc.) (…) Tal como se utiliza actualmente, el concepto indígena conlleva la idea de ocupante originario de un territorio dado.’

Rodolfo Stavenhagen (1992) “Los derechos de los indígenas: algunos problemas conceptuales”, en Nueva Antropología, Vol. XIII, Nº 43, México.

• El artículo primero del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes plantea que el mismo se aplica:

“1.a) a los pueblos tribales en países independientes, cuyas condiciones sociales culturales y económicas les distingan de otros sectores de la colectividad nacional, y que estén regidos total o parcialmente por sus propias costumbres o tradiciones o por una legislación especial;

1.b) a los pueblos en países independientes, considerados indígenas por el hecho de descender de poblaciones que habitaban en el país o en una región geográfica a la que pertenece el país en la época de la conquista o la colonización o del establecimiento de las actuales fronteras estatales y que, cualquiera que sea su situación jurídica, conserven todas sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas.

2. La conciencia de su identidad o tribal deberá considerarse un criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplican las disposiciones del presente Convenio.

3. La utilización del término «pueblos» en este Convenio no deberá interpretarse en el sentido de que tenga implicación alguna en lo que atañe a los derechos que pueda conferirse a dicho término en el derecho internacional.”

Convenio Nº 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Artículo 1. Ratificado en Argentina por la Ley 24.071